miércoles, 31 de octubre de 2012

CABELLO DE ANGEL

Puesto que estamos en época de calabas, aquí os dejo esta deliciosa receta: 
Cabello de Angel
Nunca había hecho este tipo de dulce, pero el año pasado me regalaron una calabaza de cidra, 
y después de tenerla un año adornando por casa, me dispuse a abrirla 
pensando que ya estaría pasada, pero estaba hermosa. 
Busqué en uno de mis libros la receta, y mi sorpresa fue cuando vi que 
recomendaban dejarla durante 1 año madurando, motivo por el cual, quizás, 
el resultado final haya sido tan bueno. 
Está delicioso :-)



Ingredientes


- 1 calabaza de cidra
- el mismo peso de azúcar que de pulpa de calabaza
- 1 limón
- canela en rama


Preparación


- Para que la calabaza esté en su punto, parece ser, que lo idóneo es dejarla que madure de un año para otro, o al menos dejarla unos cuantos meses. En mi caso, tenía un año y puedo decir que estaba extraordinaria.



- Cortar la calabaza en trozos. Según parece, el método tradicional para romper su durísima piel, es tirarla al suelo y romperla con el impacto. Yo utilicé un cuchillo grande, y un martillo y golpeando el cuchillo, logré abrir la calabaza sin demasiado esfuerzo.

- Quitar las máximas semillas posibles, colocar en una olla rápida y cubrir los trozos con agua fría.

- Cocer por espacio de unos 15 minutos (dependerá del tamaño de la calabaza).

- Una vez cocida, eliminar el agua de cocción y cubrir de nuevo con agua fría. Dejar que se refresque y cuando ya esté bien fría, ir desprendiendo la pulpa de la corteza.

- Eliminar las posibles semillas que hayan quedado,  y una vez que se tenga toda la pulpa libre de cortezas y semillas, exprimir muy bien para eliminar cualquier resto de agua. En este momento se apreciarán muy bien sus características hebras.

- Pesar la pulpa obtenida y poner a cocer con la misma cantidad de azúcar, la corteza y zumo de 1 limón y 1 ó 2 palos de canela. (Yo la cocí en la Thermomix: 30 m. - 100º - V.2) Si se cuece en una cazuela, quizás sea necesario añadirle 1/2 vasito de agua.

- Si se quiere envasar, esterilizar unos frascos de cristal llenándolos de agua hasta la mitad, y meter en el microondas hasta que el agua comience a hervir.

- Sacar del microondas y añadir el cabello de ángel hirviendo (yo meto en cada frasco un palito de canela y una corteza de limón. De este modo, continúan aromatizando la conserva).

- Colocar los frascos boca abajo para que se haga el vacío y dejar enfriar completamente, hasta darles la vuelta.



1 comentario:

Yolanda Modamio Chamarro dijo...

que hebras más dulces y maravillosas